Pasarela Dior Alta Costura.

Sin ninguna duda Dior de la mano de su director creativo Raf Simons presentó una de las mejores propuestas de los últimos años sobre la pasarela instalada en los jardines del Museo Rodin de Paris. Sobre un grandioso escenario circular  decorado con orquídeas blancas dieron comienzo las propuestas de la firma para esta temporada con un desfile estructurado en ocho fases. Sus diseños viajaron en el tiempo y nos trajeron lo mejor de la Alta Costura francesa.

Como recién salidas de la corte francesa, vimos vestidos inspirados en Maria Antonieta de Austria, reina consorte de Francia y última reina de este país, antes de la revolución. Gracias a  vestidos de lineas curvas que se ensanchan a cadera a través de estructuras de tul se rescata el volumen del traje a la francesa del siglo XVIII. Los estampados florales en los vestidos son delicados y pequeños, dando protagonismo al corte.

Pudimos presenciar a su vez espectaculares abrigos levita confeccionados en jacquard de seda con filamentos en oro y plata. Los monos fueron también protagonistas en la colección en sus diferentes versiones, siempre confeccionados con delicados abalorios, elaborados detalles así como  la incursión de cremalleras.

El abrigo toma mil usos. Pudimos verlos largos hasta los pies en honor al periodo eduardiano de principios del siglo XX, que parecen barrer el suelo confeccionados  en cashmere o piel. Raf Simons propone abrigos cortos y largos y ambos pueden ser llevados como vestidos.

Como ingredientes secundarios pero no menos importantes tenemos a los pantalones. Esta vez los vimos de pierna recta y boca ancha. Como complementos a los outfits presentados los zapatos fueron de punta y tacón fino en sus variantes de stilettos y booties.

Dior soñó con un invierno blanco con pequeños detalles de color que compartieron protagonismo con los cortes, volúmenes y texturas sobre tejidos suntuosos. Raf Simons en esta ocasión fusiona una colección inspirada con trazos hacia el pasado pero con  innegables referencias tecnológicas al siglo XXI en el que vivimos.

christian-dior-haute-couture-fall-2014christian-dior-haute-couture-fall-2014-pfw1christian-dior-haute-couture-fall-2014christian-dior-haute-couture-fall-2014christian-dior-haute-couture-fall-2014christian-dior-haute-couture-fall-2014christian-dior-haute-couture-fall-2014christian-dior-haute-couture-fall-2014christian-dior-haute-couture-fall-2014christian-dior-haute-couture-fall-2014christian-dior-haute-couture-fall-2014christian-dior-haute-couture-fall-2014christian-dior-haute-couture-fall-2014